Objetivos:

- Contribuir en la Restauración Integral de hombres que viven en situación de violencia intrafamiliar

- Acoger a hombres en situación de violencia que consulten espontáneamente, referidos de Juzgados de Familia, Consultorios e Iglesias.

- Estimular una identidad de género en pos del cambio individual y social.

- Generar un ambiente de confianza y esperanza a través de la aceptación incondicional del otro, el aprendizaje mutuo en base a las experiencias exitosas de hombres que han superado la violencia.

- Estimular el dominio propio y expresión de sentimientos en los varones.

Prevenir el espiral ascendente de violencia en hombres a través de un referente permanente de ayuda.

- Restaurar relaciones afectivas no violentas entre los miembros de la familia.

Requisitos de Ingreso

Los requisitos para que los hombres ingresen a tratamiento son:

Voluntad de cambio.
No tener antecedentes delictuales.

No pueden ingresar al programa personas derivadas para el control del impulso sexual (violación). Personas derivadas por consumo problemático de alcohol y/u otras sustancias.

No realizamos evaluaciones sicológicas.



Programa Hombres Libres

Luego de 5 años de intervención directa con hombres, mujeres, sus hijos e hijas hemos sistematizado nuestro programa de tratamiento en 7 etapas:

1. Primera Acogida:
Es el espacio donde los varones y mujeres que recién ingresan, expresan sus emociones, sentimientos y son acompañados en un proceso de catarsis y contención.

Aquí también se establece el  contrato terapéutico , donde la persona acepta las condiciones del tratamiento, estableciéndose derechos y deberes para ambas partes.

2. Atención Individual:
Una vez que la persona se ha compensado emocionalmente, se inicia un proceso de reflexión respecto de la propia violencia hacia la pareja, así como la historia de vida. Entregando técnicas de control de impulsos tales como: uno fuera .

3. Taller de Grupo Socio-Psico- Educativo: 
En esta etapa la persona comienza un aprendizaje colectivo respecto de la construcción de su identidad de género y su relación con la violencia. Se utilizan temas de la  Rueda de Poder y Control  del Modelo Duluth y se trabaja con la educación participativa de Paulo Freire, donde el conocimiento se construye desde la propia experiencia y cada uno habla en primera persona.

4. Evaluación Intermedia: 
La persona vuelve a la atención individual, sin la necesidad de interrumpir el taller grupal, para valorar los avances y retrocesos que ha tenido en el proceso de renuncia y abandono de la violencia; poder y control sobre su pareja, familia y medio que lo rodea. Se analizan los nudos críticos de su proceso de cambio.

5. Terapia de Grupo: 
En esta etapa el grupo toma un carácter más auto dirigido respecto de las temáticas, sesionando semanalmente sobre la base de lo emergente, lo que más les preocupa. Se permite el cuestionamiento mutuo y las confianzas permiten que lo varones expresen vivencias y situaciones más traumáticas, tanto provocadas, como recibidas

6 . Dialogo de Pareja:
Aquellos varones que han eliminado la violencia física y las amenazas y con el consentimiento de la pareja, pasan a sesiones de dialogo con su pareja, en compañía del terapeuta de hombres y la terapeuta de mujeres. Con el objetivo de permitir que la mujer pueda expresar sus expectativas, temores y todos aquellos temas que no se atreve a hablar a solas. Esta instancia también sirve de evaluación de los avances del varón y la reestructuración que esté tomando la familia. También puede ser excluida a petición de uno de los involucrados

7.Evaluación Final y Alta: 
Al completar un año de tratamiento, los varones que vienen derivados del sistema judicial son dados de alta, previa evaluación del mismo, del equipo y de la pareja. Ofreciendo la posibilidad de ampliar el proceso de manera voluntaria. La experiencia ha demostrado que la mayoría, decide quedarse un tiempo para despedirse de sus compañeros, habituarse a su nueva vida y mantener el único espacio de conversación de sus intimidades con otros hombres, en un ambiente de seriedad, respeto y afecto.

Los varones que vienen voluntariamente a tratamiento son dados de alta de acuerdo a los avances cualitativos, independientemente del año cronológico.
Con todos los hombres que llegan a esta etapa se reflexiona respecto de la construcción, deconstrucción y reconstrucción de su nueva identidad masculina, quedando las puertas abiertas para una futura consulta.